Una alumni en converse y en London

Una alumni en converse y en London

Os dejamos el primer testimonio #alumniWorld de este 2017, de unos aventureros bien jóvenes y apasionados (22 y 24 añitos o añazos) , que sin miedo y con mucho salero, han emprendido un viaje rumbo a #London que quién sabe lo que les deparará el destino.

¡Me atrevo a decir que mucho y bueno! No os perdáis la frescura de su historia, porque no tiene desperdicio alguno.

Titulamos el post como “Alumni en converse” por que es el calzado con el que todo el mundo identifica a Laura y la #catacrak se casó sin dudarlo con estas maravillosas zapatillas como compañeras de viaje: 3, 2, 1…. #alumnisPorElMundo. ¡Apuntad su contacto, porque promete! 😉

Soy Laura, antigua alumna de Montealto. Tengo 22 años, estoy casada y vivo en Londres con mi marido estupendo de 24 años. Trabajo de enfermera en el King’s College Hospital desde Septiembre, en una planta de medicina general. Os contaré muy brevemente mi historia:

Imagen1

Esta aventura empezó en Septiembre de 2016, o quizás un poco antes, cuando Jorge aceptó la oferta de trabajo en una plataforma de inversión de Londres, en el mes de Marzo. Yo acababa la carrera en Mayo y desde que él se fue, me puse a mover cielo y tierra para conseguir un trabajo y escaparme a tierras inglesas. Romántico, ¿verdad? 😉 Pero ahora que lo pienso, fue un reto complicado, necesitaba muchos documentos, firmas, notarios, traductores jurados, contactar con la universidad, con el hospital, profesores, cartas de recomendación, horas al teléfono y muchos mails…

alumni2

 

Los que me conocéis, lo sufristeis conmigo, arranqué oraciones de todo el que pude para conseguirlo y, finalmente, llegó ese esperado mail, ¡gracias a Dios! Así que hice las maletas y, con un buen abrazo a mis padres, me despedí de mi vida cómoda en casa, para lo que vendría después, que os prometo, fue de película.

El viernes, aterricé en Londres. Jorge me recogió, me llevó a cenar y, de sorpresa, a Roma. Pero nada de hoteles ni lujos, era un viaje express de un día por lo que el suelo del aeropuerto hizo de perfecto sillón durante las horas de espera. Sábado, soleado, Roma nos esperaba preciosa como siempre y con los brazos abiertos para recibir la petición de mano mas bonita y sencilla del mundo. En la que con un “¡sí, por supuesto!” delante del Vaticano y un posterior brindis con los amigos, volví a Londres con anillo de prometida en mano y un subidón que ni os cuento. Veintidós años y casada. “¿Estás loca?”, “¡Eres una enana!”, “¡Qué pereza… te vas a volver una viejorris!”, “Anda, que no te queda por vivir…”, “Pero, ¿estás segura?”, me decían algunos.

alumni3

En primer lugar, creo que la edad no mide la madurez, que la locura -si es por amor- no ha de preocuparte, y que la vida hay que vivirla, no sobrevivir en ella. Claro que nos queda mucho por vivir, pero ¿y qué mejor manera que hacerlo de la mano del mejor, o acaso las mejores aventuras de tu vida las has vivido solo? Apuestas y “te lanzas a la piscina” con un “¡Sí, quiero!” y con poco que ofrecer entre tus manos. Pero apuestas, no sobre seguro, pero sí con confianza y mucha Paz. Después de cinco años de noviazgo, te da tiempo de sobra para saber si es o no el hombre de tu vida. Y no sólo eso, Dios sabe más, muchísimo más, y si confías en Él y cuentas con Él en todo momento (y no sólo cuando nos conviene), te aseguro que lo que parece imposible se hace posible, y pasas de estar feliz a ser feliz completamente. Es un éxito asegurado.

alumni1

Por otro lado, os hablaré de nuestra cuidad. Londres es precioso, lleno de gente distinta que te enriquece, calles preciosas con olor a té con pastas y pubs cargados de vida donde la única pega que puedo poner es lo caro que es pedir una pinta. Como buena catalana, me hierve la sangre cada vez que saco la cartera para pagar tanto por tan poco, pero eso es otra historia. Respecto al trabajo, los turnos laborales para enfermeras son distintos que en España. Trabajamos 13 horas por turno, pero libramos tres días a la semana, así que siempre queda tiempo para tomarte tus copitas, salir a cenar o disfrutar de “peli y manta” (y yo añadiría: helado de cookies Häagen-Dazs) con calma, sin prisas. No me quiero alargar más, me muero de ganas de hincar el diente a la lasaña casera que me ha preparado mi querido Jorgito.

alumni4

Así que os dejo, pero no sin antes deciros que aquí nos tenéis, encantados de recibir a quien quiera apuntarse a la aventura inglesa. Y que no tengáis miedo, que os lancéis, que confiéis, que “El mundo es para los valientes”.

4 Comentarios

  1. Inés Ruiz Lorite 7 meses hace

    Valientes y sobrenaturales, llegaréis lejos!!!

    • MontealtoAlumni 6 meses hace

      Gracias Inés por tu comentario! Desde luego que valientes y desde luego que llegarán lejos. ¡Como tú!

  2. Arancha 7 meses hace

    Lo que bien empieza bien acaba. Sois estupendos. ¡Que gusto de pareja!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

En Montealto Alumni utilizamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de usuario y por motivos estadísticos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Acepto las cookies
x